Saltar al contenido

Organización institucional

 

 

 

Coronel FERNANDO ANDRES POLO PUENTES

Un saludo muy especial a todo el personal de planta y alumnos que conforma la Escuela de Caballería. Dicen que el discurso ideal debe dividirse en tres partes, voy a comenzar con la primera, llamada pasión y futuro. La Escuela es de espíritu joven, trabaja con entusiasmo y se compromete a formar personas dispuestas a servir. La segunda parte se enfoca en el trabajo; necesitamos de ustedes la actitud necesaria para afrontar los desafíos, a partir de hoy deben estar preparados, trabajando, esforzándose por abrirse paso a un futuro mejor.

Lo tercero se enfoca en el compromiso y servicio; mi compromiso es dedicarme a esta Escuela como ideal, pero también en su realidad concreta, no en sus ladrillos y piedras, sino en sus personas, en sus profesionales y en sus estudiantes. Tengo el firme convencimiento de que el mejoramiento continuo de nuestro Ejército es el camino para servir de la mejor forma a nuestra sociedad.

Voy a terminar con unas palabras de Walt Whitman, para muchos el mayor poeta norteamericano: «No dejes que termine el día sin haber crecido un poco, sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte, que es casi un deber. No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario. No dejes de creer que las palabras y la poesía sí pueden cambiar el mundo. Pase lo que pase nuestra esencia está intacta. Somos seres llenos de pasión. La vida es desierto y oasis. Nos derriba, nos lastima, nos enseña, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia. Aunque el viento sople en contra, la poderosa obra continúa: tú puedes».

Solo nos asiste la mejor voluntad para seguir haciendo de nuestra Escuela, la Institución que capacita, con conocimiento, valores y virtudes a los hombres de la Divisa Amarilla hacia el futuro.