Saltar al contenido

Reseña histórica

Desde principios del siglo XX surge la necesidad de hacer una reforma militar con el fin primordial de crear un Ejército claro y definido, es así como en 1907 nace la Escuela Militar de Cadetes. Tres años más tarde, con la primera cédula de la futura Caballería, se cambia la denominación del Batallón de Infantería No. 4 de Ibagué a Regimiento de Caballería.

En 1917 fueron trasladados varios escuadrones de la ciudad de Bogotá y el Regimiento se reubica en la carrera 7ª entre calle 52 y 54, en lo que hoy son los terrenos del Hospital Militar y Sanidad del Ejército.

Debido a los numerosos cambios que había tenido que soportar nuestro país, por los diferentes acontecimientos históricos de la época, la Escuela se declaró en receso durante la Guerra con Perú y cambió su nombre a Grupo No. 1 Páez; con esta denominación el Grupo siguió trabajando y se decidió un nuevo traslado en el año de 1933 a los cuarteles de la Hacienda Santa Ana (hoy predios del Cantón Norte).

En el año de 1936, se da el funcionamiento oficial de la Escuela de Caballería, bajo el gobierno del presidente Alfonso López; la Escuela ocupó entonces el lote San Isidro de la Hacienda Santa Ana al norte de la capital de la República.

Con el paso del tiempo la Escuela fue creciendo y se hizo necesario ampliar sus instalaciones, por ello se construyeron la biblioteca, el Rancho de Tropa y las Casas Fiscales (1952).

Durante el año de 1966, se iniciaron los primeros intentos de modernización de la Escuela con la construcción del pabellón de comando y la remodelación de los cuarteles que permitieron la entrega de las instalaciones ubicadas en la zona oriental de la carrera séptima. Así se fue conformando como Unidad Mecanizada, que contaba con tanques y vehículos de apoyo a la instrucción y especialización de los hombres del arma.

Por largos años la Escuela tuvo la responsabilidad del control y el orden constitucional en buena parte del departamento de Cundinamarca. Especial mención merece la participación de sus tropas para reestablecer la tranquilidad de la ciudad de Bogotá durante los hechos perpetrados por subversivos del M-19 en febrero de 1980 y noviembre de 1985, durante la toma de la Embajada Dominicana y el Palacio de Justicia, respectivamente.